El Partido Socialista denuncia la presencia de amianto en deplorable estado en la casa de la tercera edad de la calle San Pascual
Placas de Uralita en la terraza
23 Dic, 2023

Bárbara Soler afirma que ha recibido respuesta a las preguntas planteadas en el pleno y que los técnicos confirman la presencia de amianto en el tejado de la planta superior del centro.

Soler, portavoz del Partido Socialista de Torrevieja, acudió hace meses a la Casa de la Tercera Edad de la calle San Pascual al hacerse eco de la denuncia de un vecino que afirmaba que se había desprendido al vacío parte de la cornisa. Lo que encontró allí fue mucho más: goteras, grietas, riesgo de desprendimiento de parte de la albardilla, paredes sucias, ventanales sin cortinas ni estores, con papel a modo de parasol, muebles en estado lamentable y dos cuestiones aún si cabe más preocupantes: todas las mangueras anti incendios marcaban una presión muy baja, insuficiente, y el techo de parte del centro está formado de uralita. Además, parte de la uralita estaba abandonada a la intemperie en vez de haber sido retirada y existe una sala en la que el calor del horno instalado para cocer la cerámica ha dañado visiblemente el techo, lo que sería extremadamente peligroso para todo aquel que inhalase las partículas en el aire. 

La socialista realizó entonces un vídeo denuncia colgado en sus redes sociales en el que incorporó fotografías probatorias de todos los extremos apuntados y consiguió que se reparase urgentemente la albardilla para evitar más desprendimientos. “Pero no es suficiente, nuestros mayores merecen acudir a un centro en condiciones de seguridad y salubridad”. Así, planteó al Partido Popular en sesión plenaria diversas cuestiones que le han sido respondidas por escrito unas semanas más tarde.

La portavoz indica que le han comunicado que el tejado de uralita sí contiene amianto y que lleva instalado más de veinte años pero que “no constituye riesgo si no se manipula y no está en un sitio de paso”. En palabras de Soler, es inaceptable que el Partido Popular haga oídos sordos a las fotografías que mostró en su vídeo denuncia y a la sala donde se encuentra el horno, donde la uralita está destruida y puede constituir un peligro; “que digan que no está en un sitio de paso indica que consideran prescindibles tanto al personal de conserjería, que acude a arreglar cualquier problema, como al de limpieza que entra en la sala y la limpia, barriendo las partículas que podrían ser nocivas”. Asimismo, ha indicado que tiene constancia de que los alumnos de cerámica y la profesora sí entran en dicha sala. La portavoz considera que “la sala debe ser clausurada de forma inminente hasta que se retire el tejado de uralita, que ya está al fin de su vida útil según la normativa”.

Además, indica Soler que a la pregunta formulada acerca de la insuficiente presión que marcan los manómetros de las mangueras anti incendios y si esto podría suponer un riesgo para los trabajadores y usuarios, la respuesta ha sido únicamente “miden la presión de la red de agua potable”. 

Bárbara Soler considera inaceptable que se ponga en peligro la salud y la integridad de todo el que acude a este centro municipal. “El alcalde tiene olvidada a la gente mayor, pues ni siquiera ha equipado las cafeterías para que puedan funcionar y se ha tenido que suspender el contrato hasta que se instalen los electrodomésticos. En la última sesión plenaria, el alcalde aseguró que nunca ningún mayor se le ha quejado, quizá es hora de que sepan que el Partido Popular cree que deben conformarse con bailes y luces pero que no considera prioritaria su salud”.

Noticias Relacionadas